COLAS DE CASTOR

Cuando los Castores se reunían en estanque de nenúfares, muchas veces Gran Castor Marrón hablaba de las actividades que más les gustaban hacer a algunos Castores. Él observó cómo había Castores que se preocupaban por su buen estado físico además de por el de la madriguera; había Castores muy preocupados por cuidar el bosque y mantenerlo siempre cuidado y limpio; otros Castores, que se preocupaban mucho de que la madriguera estuviera en buen estado, eran muy habilidosos y siempre estaban realizando algún arreglo; otros Castores que les encantaba amenizar los ratos libres e incluso su trabajo con canciones y danzas, alegrando a toda la Colonia; otros tantos, que habían enfocado sus esfuerzos a mantener el orden en el estanque mientras se trabajaba y se nadaba por él, procurando un buen comportamiento y una buena armonía en los desplazamientos; otros tantos, que continuamente estaban ideando cosas para que todo fuera más fácil y más divertido; y otro que siempre estaban dispuestos a ayudar.

Así, decidieron que para que todos pudieran ayudarse en lo que destacaban, se teñirían la cola con flores y frutos silvestres del color de su especialidad, dejando sitio para poder teñírsela de más colores y así ser cada vez más útil a su Colonia.